LA PERICIA: EL MEDIO IDÓNEO